lunes, 23 de mayo de 2016

Reconstruyendo el puzzle

Muchas veces en la vida necesitamos pararnos, reflexionar y poner orden a nuestro día a día. Hoy os presento un caso de esos. Una de esas veces en las que tú mismo notas que necesitas estructurar tu plan de vida y todo eso empieza por organizar tu mente. Aquí os dejo mi mapa mental, en el que he dejado plasmado un pedazo del esquema de mi mente.


jueves, 19 de mayo de 2016

Don Quijote de la Mancha también es moderno

¿Cuántas veces, de pequeños, se enteraba nuestra madre de alguna travesura que hacíamos y nos decía aquello de “me lo ha contado un pajarito? Sí, sé que todos hemos llegado a odiar a ese dichoso pájaro. ¿Y ninguno ha tenido al típico o la típica portera del portal que siempre se enteraba de todo? ¡Hasta sabía cosas que no habían pasado aún! Desde pequeñita me pregunto cómo conseguían hacerlo, ¡era como tener una máquina expendedora de información gratis!

La tecnología ha avanzado y ya no es solo la portera quién se entera de todo; y, al final, resulta que el pajarito que le contaba todo a tu madre se ha convertido en twitter. Existen miles de blogs por internet, tantos que dudo que algún día podamos llegar a conocerlos todos y, los blogueros son la versión nueva de la vecina cotilla que siempre está asomada a la ventana. Incluso lo comenzó a parodiar José Mota en su día con la vieja del visillo.

Imagino que somos muchos los que aún nos preguntamos lo que comentaba anteriormente, cómo se enteran de todo y, como decía, con los blogueros pasa lo mismo. Son los primeros en enterarse de cada novedad, de las últimas tendencias y, gracias a ello, consiguen que sus blogs sean los más leídos. Y en este momento es cuando os hablo de la sindicación de contenidos, que sé que parece complejo, pero no es más que la posibilidad de obtener todos los contenidos desde una única web que se utiliza como fuente. Para que me entendáis, sería el pajarito que nos hacía la vida imposible de pequeños.


Con esto quiero llegar a que sí, la tecnología avanza y cambia la forma de comunicarnos y de estar informados, pero, al fin y al cabo, el camino es el mismo. Hemos pasado de estar enterados gracias a una persona a estarlo gracias a una máquina o, mejor dicho, a este maravilloso mundo que es internet. En definitiva, únicamente tenemos que investigar un poco para darnos cuenta de que aquello que nos parece tan novedoso y complejo solo es una forma mejorada de lo que ya conocemos.

                                                 “me lo ha contado un pajarito

domingo, 8 de mayo de 2016

“Por favor, no vengas tras de mí si no es para quedarte."

Soy una gran fanática de las series y esta frase la escuché en Anatomía de Grey y se me ha quedado grabada en el cerebro desde entonces. Estoy segura de que a todos se nos viene a la cabeza alguien a quién le hemos dicho o nos hubiese gustado decirle esta frase. Quizá deberíamos haberlo hecho. Quizá deberíamos habernos parado frente a esa persona y dejar que hablase nuestra cabeza, apartar el corazón.

Porque el ser humano es masoquista por naturaleza, lo comprobamos todos los días. Parece que nos gusta que nos hagan daño, que nos quedamos sentados esperando a que alguien nos decepcione. Y sí, a mí me han decepcionado más veces de las que me hubiese gustado; y a mi corta edad puedo decir que no he experimentado un sentimiento más doloroso.

La vida no es fácil y sí, nadie dijo que fuese a serlo. Pero tampoco nos han avisado de que nos harían daño, de que existe gente que es incapaz de mirar por los demás, que no ve más allá de su propio ombligo. La vida te va mostrando lo que duele perder un amigo o cómo te pueden romper el corazón en apenas un par de segundos.

Una sonrisa falsa, límpiate las lágrimas frente al espejo, arréglate el pelo y sigue adelante. Que no se note que te han hecho daño, que estás roto por dentro. No puedes permitirte que crean que tienes sentimientos, que, si quieren, tienen el poder para hacerte sufrir. Coraza, que lo llaman. Sí, sé mucho de eso.

Y es que, al final, no puedes hacer nada para evitarlo, la solución no es encerrarse en casa y que nadie se te acerque, no vaya a ser que tengas contacto con alguien y te acabe destrozando. Porque eso no es vida, hay veces que tienes que hacer desaparecer tu coraza, dejar que la gente te conozca y se den cuenta de todo lo que vales. Que se den cuenta que estaban equivocados y que sí que mereces la pena.


Y a todos aquellos que te echaron de su vida… ellos se lo pierden. Tú sabes quién eres y, sobre todo, tienes la maravillosa capacidad para elegir a quién quieres tener a tu lado. Las decepciones acabarán llegando, pero el camino es la mar de divertido.




miércoles, 9 de marzo de 2016

Date prisa, pero no corras

“Escribid un post sobre vuestra experiencia con la interactividad, el hipertexto y la multimedia”. Esas fueron las palabras de nuestra profesora sobre cuál era nuestra siguiente tarea, y la primera pregunta está clara: ¿Qué es la interactividad, el hipertexto y la multimedia?

La segunda pregunta, lógicamente, es la siguiente: ¿cuál es o ha sido mi relación con estos tres conceptos? Son muchas las veces que he oído que nací con un ordenador debajo del brazo, que todo lo relacionado con el mundo digital, para mi propia suerte, no lo he tenido que aprender, he nacido con ello. Pero existe un matiz que me gustaría aclarar: nuestra generación sabe “moverse” por internet, controla muy bien la tecnología y se adapta sin problema alguno a las novedades, pero cuando se trata de la terminología, la cosa se complica. Sé que, si clico en un enlace, me va a redireccionar a otra página en la que encontraré información relacionada con lo que estaba leyendo previamente, ¿pero nací sabiendo que eso es un hipertexto? No, por supuesto que no.

¿Qué quiero decir con esto? Que mi relación con estos tres términos, más allá de la que realizo todos los días cuando “navego” por internet, se basa en el estudio. Hoy ha tocado hablar de estos tres términos, pero cualquier día serán otros, y para poder escribir sobre ellos, primero tengo que saber qué son exactamente, y eso solo hay una manera de hacerlo: estudiándolos.


Lo que quiero que entiendan con esto es que no nacemos sabidos, da igual la época en la que lleguemos al mundo, siempre hay algo que tenemos que aprender. Incontables son las veces que me han dicho “claro, pero eso es muy fácil para ti”. ¿Fácil? Habrá cosas que exijan más o menos esfuerzo, pero fácil en esta vida hay muy pocas cosas. Para que me entiendan mejor, les pondré en situación: el negocio de mi familia es un bar restaurante, mi abuelo lo compró y ahora es propiedad de mi padre. Vamos, que nuestro sustento económico es dicho negocio. Bien, ¿esto quiere decir que yo puedo preparar un mojito, por ejemplo, y una comida para 10 personas? ¿Únicamente debido a que mis padres tienen un bar? Por favor, no me hagan reír. Todo en la vida lleva un proceso de aprendizaje, todo. Y el conocimiento de interactividad, hipertexto y multimedia no iba a ser menos. 





martes, 23 de febrero de 2016

El futuro lo decidimos nosotros

Cuando hablamos de prensa escrita nos referimos al periodismo en papel físico. Parece innecesario describirlo, lo sé, pero dados los tiempos en los que vivimos y lo avanzada que está la tecnología a estas alturas del siglo, no me parece ninguna tontería recordar qué es el papel. Ya no solo por los periódicos en sí, sino por las revistas o los libros.

Si me sentase alrededor de una mesa con mi abuela y le explicase con pelos y señales cómo es la vida de la juventud alejada del papel, no me creería. Si le dijese que su hija nació “con un pan debajo del brazo”, pero su nieta lo hizo “con un ordenador”, pensaría que me he vuelto loca. Y me atrevería a decir que comparto su idea.

La existencia de la tecnología no tiene por qué suponer la destrucción del papel. Está claro que, gracias a la tecnología, tenemos el mundo al alcance de nuestra mano, pero no podemos olvidarnos de todo lo que había antes de ello.

Varios historiadores datan el primer periódico impreso en 1605, hace cuatro siglos. Hemos avanzado muchísimo desde entonces, hemos evolucionado y estoy segura de que el mundo cambiará mucho más dentro de 30 años. ¿Pero es eso excusa suficiente para abandonar aquello que nos ha regalado tanto? La prensa escrita es parte de nuestra historia, gracias a ello hemos podido conservar en nuestra memoria grandes hechos de la humanidad cuando aún nadie había tenido la idea de inventar un ordenador, mucho menos internet. ¿No es eso suficiente motivo para guardarle el respeto que se merece?

La prensa escrita nos ha acompañado durante muchos años y, como he dicho anteriormente, hemos evolucionado, pero debemos encontrar la manera de compaginar ambos caminos. No le podemos dar a la tecnología el poder de acabar con el papiro, los humanos tenemos en nuestra mano el futuro de la prensa escrita; al fin y al cabo, de nosotros va a depender su continuación como medio de comunicación o su absoluta desaparición. Recapacitemos, el papel se merece mucho más que nuestro abandono.